ASEGURAR LA DISPONIBILIDAD DE TU DOMINIO WEB: EXTENSIONES DE DOMINIO.

El proceso de registro de un dominio

Si tienes un proyecto de página web y, especialmente, si tienes una marca o negocio con nombre propio e identidad, te interesa tener asegurada la disponibilidad y propiedad de esa marca identificativa: el nombre.

Los nombres comerciales o profesionales son usados en el mercado para dar a conocer un negocio, actúan como carta de presentación y pueden aportar mucha información sobre el tipo de empresa.
Es por eso que los sitios web aprovechan de esa identidad y utilizan los nombres de las empresas que albergan para identificar la página con el negocio que hay detrás.

PRIMER PASO: COMPRUEBA LA DISPONIBILIDAD DEL NOMBRE.

Dominio es el término usado para identificar de manera única y exclusiva un sitio en la web. Es una traducción de lo que e informática se conoce como Dirección IP, que es una secuencia numérica que identifica el sitio donde está albergada una web y, por tanto, proporciona datos sobre su contenido, propiedad y uso.

Los buscadores de dominio son herramientas utilizadas para comprobar :

1.- Que un nombre de dominio está siendo utilizado.
2.- A quién pertenece su propiedad.
3.- Que un nombre de dominio no está siendo utilizado y está disponible.
4.- Si un nombre de dominio tiene propietario pero éste desea vender su propiedad.

Estas plataformas además de ser útiles para comprobar si podemos utilizar el nombre que hemos elegido para nuestra web, sirven para ayudarnos con gestiones posteriores, como el registro de nuestra elección.

SEGUNDO PASO: REGISTRA TU ELECCIÓN Y ASEGURA TODAS LAS COMBINACIONES.

En este punto, es necesario conocer qué son las extensiones de dominio.
Las extensiones de dominio son la parte final del nombre de una web y suelen revelar algún tipo de dato sobre el sitio que visitas: qué organización está detrás, su carácter público o privado, su naturaleza lucrativa ( o no) o incluso el lugar donde el sitio web está albergado.

Existen extensiones de dominio reservadas solo a determinados ámbitos y, por tanto, no pueden ser utilizadas a la voluntad de los usuarios ( como por ejemplo, las extensiones .org o .edu). Sin embargo es una práctica común en marketing empresarial que, en el momento de registrar nuestro sitio web utilicemos todas las combinaciones posibles del nombre con diferentes extensiones de dominio.
A modo de ejemplo, pensemos que queremos llamar a nuestra página web de tienda online vinosyquesosapetecibles.
– Para empezar chequeamos su disponibilidad con un buscador de dominios.
– Comprobamos su disponibilidad y observamos las posibilidades de combinación de sufijos posibles. Normalmente los buscadores de nombres de dominio proporcionan esta información adicional.
Por ejemplo: www.vinosyquesosapetecibles.net, www.vinosyquesosapetecibles.com, www.vinosyquesosapetecibles.es , etc.

– Accedemos a un registrador de nombres de dominio y registramos las posibilidades elegidas.

TERCER PASO: REDIRIGE EL TRÁFICO.

De esta manera vamos a asegurar que, sea lo que sea lo que el usuario escriba con su teclado, el tráfico será redirigido al sitio web que elijamos como principal, protegiendo nuestra marca del uso de nuestro nombre (con diferente extensión) por terceras personas.

Artículos sugeridos: